El día más pensado

Comenzó a tener razón el lunes 24 de mayo del 2011. En el Casino Teruel. Al suspenderse el campeonato de dominó y estar aburrido. Y a partir de ahí fue un no parar. Calderillas y pequeñeces durante la fase inicial: la hora exacta a ojímetro, no comprar yogures caducados, dónde había puesto las llaves; para dos meses después, y en un arrollador in crescendo, alcanzar cotas de tronío: pillarle la gracia a Kant, atinar con la cuadratura del círculo o unificar en una teoría la mecánica cuántica y la relatividad general de Einstein. Y eso no agradó en el pueblo. «Que quién era él para atornillar las flojuras del universo, que si lo parieron torcido y con fatigosa enmienda por algo vendría a ser». Y parejo al peso de sus averiguaciones engordaba la ojeriza de sus paisanos. A lo primero retirándole el saludo y poniéndole morros cuando encartaba la conversación, y a las últimas convocando gentíos nocturnos, armándolos con estacas y antorchas, y yendo a por él con cálculos de linchamiento.

3 Comentarios:

Capitán Placenta dijo...

Y dónde, dónde quedarse... Es curioso lo que hace la perspectiva. Y como digo curioso digo irónico. La verdad está sobrevalorada, así es que no la compra nadie.
Entre el exceso y el defecto decía Aristóteles, suponiendo que ambos sean estáticos...
Me ha gustado mucho leer esto.
Un saludo

Jesús Alcalde dijo...

Antero, tiendo a quererte homogéneamente muy un montón o demasía. Pero en días como estos, ay, en días como estos me sacuden transexualidades de leerte...

Un beso. Eres un escritorazo.

Le.chatnoir dijo...

Plas, plas y plas!! y no silbo porque no sé...

Besos.

Textos del CdC bien peinados

Paisajes y paisanajes

Paisajes y paisanajes