Gris

Cheposo y tiritón, caminaba sitiado por diciembres. Cuando se topaba con una esquina soleada este friolero de casta parecía salpicarse colores, le florecía la joroba y se enderezaba hombre. Aseguraban también que en sol paliqueaba del tirón, curados los castañeteos y flojuras de lengua. Enseñó a su perro a fumar, para que el animal pasara el rato mientras él se horneaba. Y cantó bingo con aquella ocurrencia porque el chucho, viciado y listo, se aprendió de memoria cuándo y por adónde se escurría el día en el barrio triste.

2 Comentarios:

Le.chatnoir dijo...

Y le cae alguna que otra reverencia... ;)

Besos.

Lana Whinters dijo...

Buen texto

Saludos

Textos del CdC bien peinados

Paisajes y paisanajes

Paisajes y paisanajes