En un nombre de cuyo lugar no quiero acordarme

«Cualquier tiempo pensado fue peor»
(1995-1997)

Estoy condenado a esta tráquea humana.
Odiar culturalmente no me basta.
No se puede parcelar lo primitivo
y recogerle las caquitas con cívica devoción.


El fútbol amansa a las fieras.
Las clasifica en taxonomías de fácil digestión.
Y a mano.
Las fieras, a mano.
Luego, pastorear, consistió en regular una polaridad.


Ya no reconozco a mi madre entre tanta puta
que me besa como una madre.
Aranda me dijo que toda puta necesita un hijo
al que tratar como cliente.
Aranda la diñó con una jeringuilla clavada en la polla.


Pegamenta la lluvia.
Una lujuria que alquitranea las espaldas.
Quiero llover.
Lloverme.
Porque ningún queso huele como el queso de la ratonera.
A mí y a mi hambre nos hicieron
lluvia
y alquitrán.


Me come la cabeza.
Solo me comprendo cuando estoy erecto.
O no. O quizá todo se reduzca a que ya no preciso devorarme.
El engranaje funciona en piloto automático.
Perro que por fin es perro.
Y muerde
y adora.


Fantasmagóricas napias centelleadas por una lumbre.
Tenemos al paleolítico a la vuelta del PC.
Siempre seremos en la cavernas.
Porque las cavernas
queridos míos,
nos salvan.


No me espera el futuro.
No me jala.
Él y yo tenemos una relación superada.
Somos educados exs que no pleiteamos por los hijos jamás engendrados.
Y nos deseamos feliz año en febrero con un SMS,
alardeamos de buenrollismo entre nuestras amistades
y nos detestamos
con la sincera preocupación del desamor.


La realidad se nutre de la ficción,
sondea retinas en pasmo con objeto de no defraudar al autor;
ese que se piensa
a solas
cuando defeca o se cambia el tampón.


Rechazo el mañana retransmitido por tv.
Evaporarme entre siseos como la gota de lluvia en la piedra desértica
quiero.
Y filtrarme hacia el costal oculto.


Qué voy a joder si follo con la punta del iceberg,
si me nacieron muriente
El 99,999…% del tiempo del universo no existiré.
—La vida es el método que halló la muerte
para perpetuarse—.
Esta existencia de Micro Machine da para lo que da.
Para soñar a Dios
y dotarlo de inmortalidad.
Te pienso, hijo de puta, yo te pienso; ¿quién
necesita a quién?


Atavismo cavernícola incrustado en el cajón de los genes.
Ese chicle pegado que descubres
el día que te mudas y desmontas algún mobiliario.
La punta de un iceberg castrado.








Philip-Lorca diCorcia

2 Comentarios:

P MPilaR dijo...

*y dijo el joputa del dios que eso le satisfacía y estaba tan bien creado, que fue como una bala a crearse el octavo
(el día)
Y en esas , ***algún otro te nacerás a ti mismo con la boca mascando pelo **f
Y entre juramentos y/o maledicencias, despertarás con las trompetas de Jericó a toda pastilla.
-la Creación, maño, será la (C) reación - de cuyo hombre maldito semos.
Besos

P MPilaR dijo...

*y dijo el joputa del dios que eso le satisfacía y estaba tan bien creado, que fue como una bala a crearse el octavo
(el día)
Y en esas , ***algún otro te nacerás a ti mismo con la boca mascando pelo **f
Y entre juramentos y/o maledicencias, despertarás con las trompetas de Jericó a toda pastilla.
-la Creación, maño, será la (C) reación - de cuyo hombre maldito semos.
Besos

Textos del CdC bien peinados

Paisajes y paisanajes

Paisajes y paisanajes