Luz para dejar de ver

¡Oh prodigio el cuerpo de una mujer que ama!

¿Cómo adorar al Dios traspuesto,
la bandera que mutila el clítoris del viento,
el linde que laberinta porque no folla,
el himno cuando fusila,
la meta que concluye el viaje?

¡Oh insignificancias, estériles baratijas,
¿cómo osáis no amar el cuerpo de una mujer que ama?!








Lauren Henkin

Textos del CdC bien peinados

Paisajes y paisanajes

Paisajes y paisanajes