Programadas casualidades

Programadas casualidades
que no relucen
como relucían en los escaparates.

Se patalea
          —aun sabiendo el ridículo—,
se exige el libro de reclamaciones
          —con un punto más de dignidad—,
se recupera la compostura
          —el enojo agota—,

y ya serenos
se tacha otra derrota en el casillero.




.

4 Comentarios:

Jesús Alcalde dijo...

A veces devastas.

Le.chatnoir dijo...

Juer, ni comentar puedo tras mirar la foto que has colgado. Como escarpias no, más bien sierras mecánicas! ( si, si de esas tipo la matanza de Texas y tal y tal...)

Besos.

Sarco Lange dijo...

El enojo agota, padre Antero, el hombre de la foto me agotó.

Carolina Badia dijo...

Cuando el ridículo muta en valentía y amor própio.
Bravo por el buen señor de la foto.
A ti Antero bravo por contarlo.
Un beso inmenso

Textos del CdC bien peinados

Paisajes y paisanajes

Paisajes y paisanajes