Se alza el telón

Y se ve a uno de Santander en pleno running campestre. Hace un alto y se refresca en un pilón acondicionado para deportistas. Repite este breve descanso al otro día, y al otro, y al otro, incorporándolo definitivamente a sus rutinas atléticas; algún estiramiento muscular, alguna barrita energética, selección de nuevas canciones en el mp3…

Quince futineos después, el santanderino, confiado en su aproximación al manantial, resbala y se mete un batacazo contra el pretil que le deja flojeras la dentadura de abajo y la de arriba esparcida en fichas de dominó.

¿Cómo se titula la película?




Tanto va el cántabro a la fuente...








Textos del CdC bien peinados

Paisajes y paisanajes

Paisajes y paisanajes