Magníficas coliflores

Le piden a una coliflor que cante zarzuela. La coliflor no canta zarzuela. Y los tontos concluyen: es una mala coliflor.

Nuestra clase política no ha sido diseñada para gestionar con eficacia y honestidad los bienes públicos. Nuestra clase política ha sido instruida para sobrevivir, forjarse una reputación y medrar en el seno de un grupo político: lamiendo culos más allá de lo humanamente posible, estrechando lazos con el brazo mediático afecto al régimen, pensando siempre sin romper la cristalería de casa, no viendo, no oyendo, cacareando discursos infantiloides que no manchen los anagramas de sus baberos, embistiendo contra la trinchera opuesta a la menor muleta agitada, y de esta manera, alzarse con los puestos punteros en la parrilla de salida cuando se avecine el reparto del pastel.

Conclusión, mi querido Sancho: si una coliflor huele a coliflor, sabe a coliflor, tiene el color y las hechuras de una coliflor, es una buena coliflor.

Textos del CdC bien peinados

Paisajes y paisanajes

Paisajes y paisanajes