La carne encantada

Cuando te anchas y sonríes esparcida en la almohada.
Y eres coño
y melena.
Y te tiemblas con la urgencia a pasitos cortos
de lo meditado a flor de piel.

Cuando despliegas tus ansias en orden de batalla
y serpenteas ángel sibilino
nevado de sábanas
y fe.

Cuando te dispones para el recreo
porque lo que se avecina va en serio
y merece la solemnidad de tus caderas
que
orbitan a la comba
como soles.

Cuando emerges afuera del pellejo
de viva desbordada
y rocías genes concebidos para la delicia
y haces de la boca agua mi vernáculo idioma.

Cuando has marcado los cuatro nortes de tu territorio
y ya adquiere proporción y sentido el macho.




.

4 Comentarios:

Lila Biscia dijo...

cuando te sales afuera del pellejo
—de tan viva desbordada—
y rocías genes diseñados para la vida
y haces de la boca agua mi idioma
(una maravilla)

la carne siempre es encantamiento y desborde, no?

besos

Sarco Lange dijo...

Un abrazo hermano, ancho como tu mina...

estela ela dijo...

Ooooh, me encanta...

JohnsonUlises dijo...

Habria que poder sobrevivir bajo ese mar de lino al rojo, todo el año hasta el ultimo invierno, renacer como macho en el y perecer como hombre en un estallido de fusion testosteronicohormonoide definitivo.

Textos del CdC bien peinados

Paisajes y paisanajes

Paisajes y paisanajes